Terremoto del 13 de mayo 1647.

Se estima que entre 600 y 1000 personas fallecieron producto del movimiento sísmico, que arrasó con casi la totalidad de las construcciones coloniales de las ciudades afectadas. Debido a estas cifras, este terremoto es el quinto más mortífero en la historia de Chile, pues aunque afectó a un número mucho menor personas, en relación con los eventos que lo superan en cifra de fallecidos ocurridos en el siglo XX, cuando la población era muy superior a la del Chile colonial; la proporción de víctimas es mayor, estimándose en un quinto de los habitantes de Santiago 

Ilustración mostrando al Cristo de la Agonía sobreviviendo al terremoto del 13 de mayo 1647.

Su nombre cambió popularmente de Señor de la Agonía al de Cristo de Mayo en 1647 cuando el día 13 de mayo se produjo un violento terremotoque asoló a toda la Capitanía General de Chile, destruyendo ciudades enteras.[2]Todo Santiago cayó al suelo exceptuando parte de la Iglesia de San Francisco y algunos muros de la Iglesia de San Agustín incluyendo la que sostenía al Señor de la Agonía. Cuando el Obispo agustino Gaspar de Villarroel se dio cuenta de que el sismo provocó que la corona de espinas del Cristo se desprendiera y bajara hasta su garganta, trató de sacársela. Sin embargo «aunque después se intentó pasarla a su lugar no se pudo conseguir aunque más empeño se hizo para subirla»,[3]de modo que hasta el día de hoy en su cuello, ante esto ordenó organizar una procesión por la ciudad y pasear la milagrosa imagen en procesión. Desde esa fecha en adelante se realiza el día 13 de mayo de cada año, una procesión llevando la reliquia por el centro de la ciudad, para conmemorar los hechos que le dieron fama.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *